Placa antero-interna para fracturas de pilón tibial

Placa antero-interna para fracturas de pilón tibial

Descripcion
La zona de la tibia distal es crítica debido a la complejidad de las fracturas del pilón tibial y la escasa cubierta de partes blandas.
Actualmente, para muchas de las fracturas articulares del pilón tibial se emplea el abordaje antero-externo o el anterior puro. Este abordaje tiene las siguientes desventajas:
- Por un lado, el abordaje por la cara externa de la tibia es complicado debido a la presencia de musculatura y de estructuras como tendones y nervios.
- Aparte, en función del tipo y de la complejidad de la fractura, existen casos en los que el abordaje antero-externo no permite un buen acceso a la cara interna del pilón tibial, impidiendo abarcar todos los fragmentos.
- En el caso anterior, se suele utilizar un abordaje adicional y otra placa más, con los inconvenientes que eso conlleva (problemas de continente-contenido).

La placa diseñada por el grupo de investigación tiene en forma de L, disponiéndose en la zona distal por la cara anterior y proximalmente en la cara antero-interna de la tibia por lo que evita los problemas anteriormente descritos al realizar la estabilización de la fractura mediante un abordaje antero-interno. Esta placa está diseñada para fracturas articulares de tipo B y tipo C (clasificación AO/OAT).

Ventajas


  1. Se evita generar cualquier tipo de esfuerzo mecánico sobre el cartílago, lo cual supone una importante mejora respecto a la técnica convencional.
  2. Permite tanto introducir el injerto como extraerlo para casos de reposición del mismo, por ejemplo. Los dispositivos aquí presentados, al asegurar el cumplimiento de los requisitos mínimos a la hora de realizar una mosaicoplastia de tracción, no sólo mejoran dicha técnica, sino también la mosaicoplastia convencional.

Descargar