Las Estructuras comunes de apoyo son plataformas científico-tecnológicas que dan soporte en el desarrollo de la I+D+i realizada en el instituto a objeto de facilitar la investigación y aportar valor añadido. Por un lado, aumentan la rentabilización de las grandes inversiones, permiten la incorporación de personal de alta cualificación y especialización y, sobre todo, contribuyen de manera muy importante a la vertebración de los grupos del Instituto.